Subscribe:

Gracias frustración...



Qué doloroso es ver nuestros deseos frustrados, cuando lo que esperábamos no se cumplió, cuando la realidad aplasta nuestros sueños, cuando fuimos despertados ante la avasalladora verdad de no lograr lo que queríamos, a eso se llama frustración. Hay quienes quedan por siempre vencidos y también existen aquellos que la han convertido en su aliada, los inspira a insistir, a buscar nuevos caminos, por muy trágica que haya sido no los ha vencido.

Es relativamente sencillo abandonar el arado a la mitad del camino, dejar de luchar es la principal característica de los cobardes, el temor a perder los paraliza, es la suprema expresión de los derrotados, de quienes nada logran en la vida pues la vida misma los ha vencido.

Lo mismo cuesta pensar en grande que en pequeño, si aspiramos a la grandeza tenemos que aceptar la frustración como aliada, el perder como una alternativa para ganar, el desandar para identificar el camino acertado.

Por supuesto no hay frustración sin dolor, lo cual no significa que los triunfadores sean masoquistas sino todo lo contrario, son adictos al éxito, a lograr lo que desean y saben que sin emociones no existe el placer del triunfo. Las victorias y las derrotas forman parte de su vida.

La vida en su esencia nos plantea el eterno paradigma: lo que hacemos busca inconscientemente placer o evitar el sufrimiento, ambos están en la dinámica misma del existir. Los seres humanos triunfadores saben que todas sus acciones tendrán alguno de los dos aspectos, su valor radica en que enfrentan siempre la realidad y saben que la frustración está tan cerca como el placer de ganar, se arriesgan, se comprometen con todo su ser, siempre apuestan lo mejor y no esperan nada más que el triunfo y si no es así también están preparados para asimilarlo, volver con más conocimiento a intentarlo, pues nunca se retiran, derrotados sí, vencidos nunca.

Los Líderes de Excelencia han hecho de la frustración un valor, es su aliada, es una extraordinaria maestra que les muestra sus propias limitaciones, se dejan enseñar humildemente por ella.

En cambio a los mediocres solamente les proporciona amargura y odio, es más los paraliza a tal grado que se niegan rotundamente a volver a intentarlo. A todos aquellos que tienen un proyecto se encargan de desanimarlos pronosticándoles el peor de los fracasos, el efecto de sus frustraciones los ha convertido en auténticos proselitistas del negativismo y cuando sus pronósticos hacia los demás se hacen realidad, su frase predilecta es “yo te lo dije...” y disfrutan que sus peores expectativas se hayan convertido en realidad, son según ellos mismos los “abogados del diablo” para justificar sus críticas destructivas, nunca pierden ni ganan pues no intentan nada.

Por supuesto, los Líderes de Excelencia son constantemente atacados por estos bichos contaminantes, saben escucharlos y si obtienen algo valioso se los agradecen, pero definitivamente su actitud mental está muy por encima de su influencia negativa.

Cuando apreciamos las obras de los líderes auténticos, fácilmente nos podemos imaginar cuántos ataques de negativismo recibieron. Aún así tuvieron la tenacidad de sobreponerse y lograr finalmente lo que deseaban, seguramente ellos podrían promover la frase: “Gracias frustración porque me permitiste lograr lo imposible”.

Miguel Ángel Cornejo

Fuente: Enciclopedia de la Excelencia

Los secretos del Líder

1 comentarios:

Maria dijo...

Hola Nelita
Muy buena la entrada!
Lograr lo imposible en situaciones adversas es el mas grande desafio cumplido.
Besos

Seguidores