Subscribe:

Una Lección de Vida



Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años, por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días, por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de navidad. Sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre a la mañana siguiente y dijo: "Esto es para ti, papito". El se sintió avergonzado de su reacción de furia. Pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo: "¿Que no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?. La pequeñita lo miró hacia arriba con lagrimas en lo ojos y dijo: "Oh, papito, no está vacía, yo soplé besos dentro de la caja, todos para ti, papito..."

El Padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara. Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

En una forma muy sensible, cada uno de nosotros hemos recibido un recipiente dorado, lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos, amigos, familia o de Dios. Nadie podría tener una propiedad o posesión más hermosa que ésta.

4 comentarios:

MIGUEL NONAY dijo...

Holaaa Nelita:
Ya he vuelto de mi aventura en Costa Rica, quiero agradecerte, aquí en tu blog, el apoyo y fuerza recibidos que me han ayudado para superar nuevos retos y vivir sensaciones increibles.
Desde allá subí varios post. Ahora desde España subiré información de mayor calidad y con mayor esmero.
Tu entrada me parece preciosa y todo un ejemplo para los tiempos que vivimos.
Besitos desde España.
Feliz primavera.
Miguel
-----------------
www.miguel-asaltodemata.blogspot.com

J. Fco. Bravo Real dijo...

Para mí la caja de los besos está en mí memoria. Cuando siento nostalgia, retrocedo hacía mí interior y abro esa caja misteriosa
llena de todas las cosas hermosas que a lo largo de mí vida han ido depositando mis seres queridos. Preciosa entrada Nelita. Un fuerte abrazo. Juan.

Miguel dijo...

Los mejores regalos son esos, nunca se rompen ni se pasan de moda y siempre están en nuestro recuerdo.
Besos.

Themis dijo...

Que historia más tierna!
Muchas gracias por tu saludo en mi cumpleaños!
Cariños

Seguidores