Subscribe:

Pecado sin perdón




Don del latín Donum, significa “dádiva, presente o regalo”. Todos los seres humanos al momento de nacer venimos al mundo con un regalo para el resto de la humanidad, es una habilidad para una determinada tarea, una facilidad especial para realizar algún tipo de labor ya sea en el campo de la ciencia, de las artes, de la música, de las empresas, de las religiones, en la enseñanza, en la filosofía, en las letras, etc. El estar consciente de ese don y no desarrollarlo es una falta de responsabilidad y más aún no ponerlo al servicio de los demás, si no existimos para los demás nunca hemos existido, nuestra razón existencial queda en el vacío.

El simple hecho de tener el don no significa que lograremos la plenitud, es necesario desarrollarlo, cultivarlo, convertirlo en hechos concretos. Así encontramos seres que han transitado en el anonimato aun cuando tenían mucho por dar a los demás, su pereza y egolatría los hizo que se sentaran como simples espectadores en la evolución de la creación, no contribuyendo en nada para construir un mundo mejor.

Desafortunadamente por la miseria y el abandono en la que viven la gran mayoría de los seres humanos, nunca serán conscientes de las potencialidades que poseen, por lo que morirán sin haber existido, permanecerán por siempre en la oscuridad, eso si que es un pecado auténtico para el resto de la humanidad que sí tuvimos la oportunidad de la educación, y más aún es imperdonable quien haya descubierto su propio talento y no lo haya desarrollado. A los primeros, los miserables su propia ignorancia los protege, pero a los segundos creo que ni Dios los perdona.

Las religiones a través de la historia le han dado un papel preponderante a los pecados relacionados con el sexo, lo que es justificable en parte para mantener una moral y la integridad familiar, pero es aberrante que en la escala de las faltas de la moral no se haya hecho conciencia de que el mayor pecado del ser humano es mantener a otros en la ignorancia, es el equivalente a negarles el derecho a existir.

La ignorancia, cuántos asesinatos ha producido, ha devastado a la humanidad más que los holocaustos, guerras mundiales y genocidios que produjeron millones de muertos. La ignorancia a través de la historia suma miles de millones que han muerto sin conocer para qué existieron y lo que pudieron haber aportado a la creación.

Cuando un ser ignorante muere debemos preguntarnos: ¿Quién pudo haber sido? ¿Qué nos pudo haber entregado? Son por supuesto interrogantes que jamás conoceremos sus respuestas.

Los gobiernos y las iglesias de todo el mundo deberían de posicionar esta falta como la más grave dentro del código de la conducta humana, hacernos conscientes de que todos poseemos dones y es de nuestra exclusiva y personal responsabilidad como un deber y una obligación; deber con nosotros mismos para alcanzar la plenitud, obligación por el compromiso que tenemos con los demás y asumir la responsabilidad de nuestra indiferencia por haber ignorado a aquellos que van a morir sin haber existido.

Los líderes que han trascendido en beneficio de la humanidad, saben que la educación es el pasaporte para que ellos mismos y cada uno de sus seguidores identifiquen su propia vocación para alcanzar la plenitud, por lo que han sido promotores infatigables de la educación.

Miguel Ángel Cornejo

Fuente: Enciclopedia de la Excelencia

Los secretos del Líder


2 comentarios:

MI RINCON dijo...

hola nelita , cariños y bendiciones para ti
jessica

Fatima dijo...

Texto muito interessante Nelita!
Bjs.

Seguidores